Newsgeist2014

 

Del 14 al 16 de noviembre se ha celebrado en la Facultad de Periodismo de la Arizona State University (Phoenix, AZ) una “unconference” organizada por Google y la Knight Foundation sobre las inquietudes que afloran en torno al periodismo y sus nuevos competidores en la forma de producir y difundir información de actualidad.

La primera peculiaridad es la metodología de la reunión: casi dos centenares de especialistas y profesionales del amplio espectro del universo mediático, tradicional y digital, han participado en un ‘congreso’ que no es tal porque en el están prohibidas las ponencias, comunicaciones, mesas redondas y otros artefactos académicos clásicos (salvo la concesión inicial de nueve introducciones de cinco minutos de impactante fusión entre vanguardia profesional y espectáculo televisivo). El neologismo utilizado en inglés (que propongo traducir como ‘conversaferencia’ o ‘transconferencia’ en lugar del wikipédico ‘no-congreso’), pretende subrayar que se trata de una conversación informal y sin jerarquías sobre temas propuestos de manera acelerada al comienzo del encuentro, que tras una coordinación rápida entre los promotores del evento y quienes sugieren temas de debate, desemboca en una agenda de sesiones breves a lo largo de un par de días. Los participantes se distribuyen por las diferentes salas como lo harían en un congreso tradicional, pero discuten sin papeles y reaccionan a los comentarios que los restantes intervinientes aportan.

La fórmula parece estar de moda en el mundo de las corporaciones y los grupos ‘Hi-Tech’ y aunque su mera aplicación no garantiza el éxito de resultados, aspira a incentivar una mayor creatividad e interacción entre quienes acuden. Se trata así de escuchar las ideas más diversas sobre las preocupaciones compartidas en un estado embrionario -pero por ello más atrevido- del que cada asistente se llevará a casa su propia cosecha de propósitos innovadores.

El abanico de debates ha girado en este caso desde la cobertura de noticias internacionales enfrentada a públicos crecientemente hiperlocalistas, al equilibrio entre derecho al olvido y transparencia informativa, pasando por la sostenibilidad de los ‘freelance’ y las propuestas alternativas de medios ‘sin ánimo de lucro’, la informacion generada por marcas comerciales, y un largo etcétera. Pero mas allá de ese repertorio, a este observador español, le sorprendía el espíritu imaginativo y optimista con el que muchos de los participantes afrontaban la realidad de un periodismo desconcertado sobre todo por los cambios culturales de sus tradicionales audiencias. Dominaba la idea de no saber la solución para ese cambio, pero se presentaban múltiples ensayos concretos que una variopinta y dinámica comunidad de pioneros digitales está lanzando de forma provisionalmente esperanzadora ante muchas de las preguntas afrontadas.

De entre los nuevos retos aflorados resalta en mi opinión uno que subyacía de manera transversal en muchas de las discusiones: La confrontación entre la información periodística basada en la solvencia contrastada de unos valores y rutinas profesionales clásicas (da igual si al margen o mediante herramientas digitales) y las nuevas formas de agregación y diseminación de noticias basadas en ‘señales’ o ‘algoritmos’ que grupos como Google, Reddit, y muchos otros ofrecen ahora a las nuevas audiencias.

Los partidarios del modelo googleano o ‘sugeridor de opciones’ (un nuevo neologismo que tengo que inventarme para el concepto emergente de ‘news curator’), consideran un avance muy positivo que la gente disponga ahora de un acceso rápido y versátil a las noticias más destacadas que otros se ocupan de jerarquizar y agregar. El cibernauta de esta forma salta de unas versiones a otras de la actualidad sin depender del sesgo ideológico o corporativo de un único periódico o medio tradicional. El ciudadano surfea así desde la nota del New York Times, al comentario de un bloguero, la indicación de un tuit o la versión de un diario europeo. La razón de que unas informaciones destaquen más que otras en el cibermagma se debe a un sofisticado conjunto de factores integrados de relevancia automatizada, o a la acumulación de preferencias que muchos otros cibernautas han ido sumando. El problema en todo esto para las organizaciones periodísticas tradicionales es sólo -a los ojos de estos partidarios-, cómo utilizar mejor los complementos digitales que hacen crecer la relevancia en los buscadores, o cómo ganarse la confianza de muchos más miles o millones de personas para que sientan el deseo de pinchar tu pieza informativa en lugar de las del resto.

Pero otros participantes en la “Newsgeist 2014” manifestaron una visión mucho más preocupada y crítica ante las nuevas organizaciones de tratamiento de noticias (que en absoluto cabría calificar de ‘periodísticas’). Quienes recelan de la bondad de la nueva situación (entre los que con rotundidad me encuentro), piensan/pensamos que la aplicación de criterios de selección de servicio público democrático, confirmación exigente de exactitud, contraste plural de versiones y aportación de análisis experto es lo que confiere una calidad incomparable e insustituible a la información periodística. Como expresó algun asistente, es cierto que desde Fox News a The New York Times tienen sus propios sesgos y contaminaciones de subjetividad. Pero cuando un ciudadano ha decidido confiar en la versión diaria de actualidad que cada medio periodístico ofrece, lo está haciendo tras un proceso de maduración de confianza que ha fermentado a lo largo de mucho tiempo. Y esa confianza ha sostenido y alimentado a su vez a la organización periodística en su aplicación rigurosa de criterios selectivos y de contraste. En eso se ha basado durante más de dos siglos el servicio periodistico de información. Y eso está en grave riesgo de degeneración si la confianza mayoritaria del público se guía simplemente por algoritmos que el ciudadano ordinario no controla. Es ahí cuando surge un terreno fantástico para las ‘noticias de marcas’ (branded news), las orientaciones corporativas en temas de interés (noticias ‘cargadas’ sobre salud, alimentacion, etc.) y en definitiva para la más inmensa e intensa reencarnación de la propaganda.

José Luis Dader


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d544781231/htdocs/jld/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405
Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *